Núm. visites

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis

Pels visitants d'aquest bloquet

........ Benvingut a l'espai dels gossets!!! espero que passis una bona estona navegant per aquí!!! Els teus pensaments i les teves emocions configuren la teva vida!!!.....

17 de novembre de 2011

Article molt interessant dels gossets; POR A ESTAR SOL!!


Artículo de la web:  www.xalcan.com



El estar solo es una situación estresante para un perro. Es un animal social que, por naturaleza, convive con un grupo. Por lo tanto, la soledad, es una situación antinatural que tiene que aprender a aceptar. La aceptación o la no aceptación depende de cada perro. 

Hay perros a los que no les causa ningún problema, y hay otros a los que les cuesta mucho aguantar esa situación.

En primer lugar se necesita paciencia al tratar de corregir el miedo a quedarse solo. Es un comportamiento que no se corrige en unos pocos días. 

Cuanto más tiempo lleve el perro sufriendo miedo, más tiempo tardará la terapia. Para evitar problemas desde el principio, lo mejor es practicar gradualmente a quedarse solo con el cachorro. 
A la edad de 6 meses se puede dejar solo el animalito durante unas 4 horas. Un perro adulto no debería estar solo durante más que 6 horas.

Comportamiento típico - signos y síntomas

El estrés lleva al perro a masticar diversas cosas, que no son aptas para ser masticadas, como por ejemplo: la ropa, las alfombras, los mubles, etc. Masticar es una manera de reducir la tensión.

Otro comportamiento típico es rasguñar las paredes o las puertas; el perro desea escaparse de la situación y seguir a su amo.

Puede comenzar a ladrar, a aullar y/o a gimotear, intentando así llamar a su amo.

Finalmente, por el estrés muchos de estos perros no pueden controlar sus esfínteres y orinan y/o defecan por toda la casa.

Este comportamiento suele mostrarse ya en la primera media hora de estar solo. Incluso, cuando su amo comienza a preparar su salida poniéndose la chaqueta, cogiendo las llaves, el perro empieza a dar las primeras muestras de miedo. Puede que se agache, que baje su cabeza, orejas hacia atrás, rabo encogido entre las piernas, temblando y/o jadeando.

Los perros que tienen miedo a quedarse solos suelen mostrar otro comportamiento típico en la vida cotidiana, que es, seguir a su dueño por toda la casa, incluso al cuarto de baño. 

Es posible que el perro también en otras situaciones demuestre más miedo que otros perros. O sea, que es un animal bastante inseguro. Al volver el amo a casa, éste tipo de perros saluda al amo de una manera muy exagerada.

Posibles razones

El perro puede haber tenido alguna vez una mala experiencia al estar solo, por ejemplo un fuerte ruido. Quizás la situación de la familia ha cambiado (por muerte o separación de un miembro). O el amo ha recompensado el comportamiento no deseado de su perro, sin saber que lo hacía. O se trata de un animal muy sensible que habría necesitado de pequeñito una preparación lenta para aprender a llevar mejor la soledad.

Consejos

Salir, sin decir adiós al perro. Incluso media hora antes de salir de casa, ignorar por completo al perro, que significa: no hablar, no mirar, no tocar al perro. Al regresar a casa ignorar al perro durante los primeros 10 minutos, aproximadamente. En cuanto el animal se haya tranquilizado, llamarlo para saludarlo de forma tranquila, seca y rápida.

Para desensibilizar al perro, el amo de ahora en adelante y durante algunas semanas - tiene que fingir su salida varias veces al día: poniéndose la chaqueta, cogiendo las llaves, pero, en vez de salir fuera, sentarse en la sala para leer algo, ignorando completamente al perro.
Luego puede entrar y salir varias veces seguidos, siempre ignorando al perro. Poco a poco se aumenta el tiempo de quedarse fuera.

En la vida cotidiana debería impedir al perro que le siga a todas partes, yendo de habitación a habitación cerrando las puertas detrás de sí. De vez en cuando se debe dejar al perro solo en una habitación mientras que el dueño se encuentra en otra. Al principio, la separación dura solamente muy poco tiempo (minutos), y poco a poco se va alargando el tiempo de dejarlo solo.
Durante toda la fase de la desensibilización no se debe dejar solo al perro. Si tiene que salir de casa durante mucho tiempo, conviene dejarlo con un amigo o en una guardería que ya existen para perros.

Preparativos para cuando se queda solo 

Dejarle muchas cosas que pueda masticar, sobre todo huesos masticables, Kongs llenos, orejas de cerdo etc. 
Juguetes, en especial las cuerdas para morder, sirven para que pueda entretenerse. 

Es conveniente que no tenga acceso a toda la casa. Mejor es, prepararle una habitación, un espacio reducido, porque es más fácil para el perro sentirse acogido. I

ncluso a muchos perros les encantan las jaulas de transporte. Se parecen a cuevas y los perros se sienten muy protegidos. Pero no lo deje encerrado allí dentro más que 2 horas. 

Además el transportín tiene que ser tan grande que el perro se pueda poner de pie o cambiar su posición.

Algunos perros se calman cuando se deja la radio o la tele puesta.

Por fin, también para perros existen las feromonas que sirven para tranquilizar al animal. Se llama D.A.P. Lo hay de spray, de difusor y de collar. Pregunte a su veterinario.

Al principio de la terapia se puede dar al perro pastillas de valeriana o gotas de Flores de Bach.
Lo que también puede ayudar, es la presencia de otro animal (gato o perro) que no tiene problemas con quedarse solo.

Si el problema principal es la defecación puede ayudar cambiar la marca del pienso a una marca que tenga menos fibra, y/o cambiar el horario de darle de comer. Por ejemplo, darle de comer solamente por la noche. 

Lo que no se debe hacer 

Es muy importante que nunca castigue al perro a su regreso si encuentra algunas cosas destruidas, o si ha hecho sus necesidades. El animal ya está traumatizado por el miedo. Si encima lo castiga, empeorará la situación Además, un perro puede asociar una consecuencia positiva o negativa con una acción suya únicamente cuando han pasado menos de 2 segundos desde que la realizó. Lo que significa que hay que pillarlo en el acto para hacerle entender que no nos gusta lo que está haciendo.

Si el perro está ladrando o aullando hay que ignorarlo. Cualquier tipo de atención por parte del dueño será una confirmación de su comportamiento, lo cual significa que en el futuro va a mostrar más este comportamiento.

Por lo tanto, mientras que el perro está ladrando, aullando, rascando en el otro lado de la puerta... hay que procurar no abrirla. Hay que esperar una pausa en su comportamiento, o provocar una pausa haciendo ruido. Entonces, aprovechando ese momento, se abre la puerta, ignorando por completo al animal.

Angela Rohloff
Canangi dogschool
Artículo de la web:  www.xalcan.com


_______________________

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada